Urano está retrógrado casi el cuarenta y un por ciento del año, y por lo tanto, es relativamente normal tener a Urano retrógrado en la carta natal.

Los planetas retrógrados en la carta natal se describen a veces como incapaces de expresarse plenamente o con formas extrañas y redondas de manifestar su influencia. Igual de común es la idea de que los planetas retrógrados en la carta natal sólo empiezan a emerger con éxito más tarde en la vida, después de mucha introspección y ajuste.

En la astrología tradicional, sin embargo, los planetas retrógrados no se consideran simplemente equivocados, sino completamente debilitados. La velocidad y la visibilidad eran consideraciones importantes para los astrólogos antiguos, y en ambos casos, los planetas retrógrados están en desventaja. Los planetas rápidos se interpretaban como activos y capaces de llevar a cabo sus significados, mientras que los planetas lentos, como los retrógrados, se consideraban demasiado lentos para hacer su trabajo correctamente. Cabe destacar que los planetas exteriores -Urano, Neptuno y Plutón- aún no habían sido descubiertos cuando los antiguos astrólogos redactaron sus opiniones sobre los planetas retrógrados.

En general, Urano retrógrado en la carta natal se considera menos impactante que un planeta personal retrógrado, como Mercurio o Venus. Los efectos de Urano retrógrado en la carta natal adquieren más potencia si Urano forma aspectos fuertes con otros planetas o puntos, en particular con el Sol, la Luna y el ascendente.

La responsabilidad de Urano en la carta natal es despertarnos a la libertad real, empujándonos a salir de la complacencia a través de rupturas y avances posteriores. Dondequiera que se encuentre Urano en la carta natal es un área de la vida en la que podemos sentirnos excesivamente confinados, aunque no lo estemos; a lo largo de la vida, podemos urdir un plan de escape, intentando liberarnos de los grilletes de la responsabilidad.

Una posición prominente de Urano, ya sea directa o retrógrada, suele indicar que el poseedor de la carta debe encontrar una manera de lidiar con la astuta energía de Urano, trazando un camino intermedio entre la innovación inspirada y la rebelión sin sentido. En sentido positivo, esto suele llevar a quienes tienen colocaciones prominentes de Urano a altos niveles de autonomía y autoindividuación. Cuando se expresan mal, las influencias uranianas pueden estallar como estallidos erráticos de brillantez que no encuentran una expresión adecuada en la realidad material. Aquellos con Urano retrógrado en la carta natal pueden necesitar gastar una energía considerable para llegar a un acuerdo con su necesidad de individualidad y libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.