Laura, gracias por tomarte el tiempo de atender a estos pequeños. Sin duda serían buenas mascotas si decidieras llevarlos dentro de casa a tiempo completo. Te sorprendería lo bien que se adaptarían a la vida en el interior.

La falta de vocalizaciones de Lea es inusual. Nunca hemos visto un gato que sea realmente mudo, pero eso no significa que no ocurra de vez en cuando. La mayoría de los gatos en la naturaleza aprenden muy pronto que los maullidos sólo consiguen la atención no deseada de los depredadores, por lo que es mejor estar en silencio. En cambio, se comunican mediante el lenguaje corporal y el contacto visual. Hemos visto a gatos mantener conversaciones entre ellos sin emitir un solo sonido. Los gatos son tan sensibles a este tipo de comunicación no verbal que es posible que parezcan oírle aunque sean sordos. La única manera de estar 100% seguro de que Lea puede oír es llevarla a un veterinario para que la revise. También hay pruebas que puedes hacer en casa, como hacer sonar tus llaves a sus espaldas, pero puede ser difícil saber si Lea está reaccionando a algún sutil regalo en lugar del propio sonido. Los gatos sordos suelen ser MUY perceptivos.

Los gatos no pueden oír al nacer. Los gatitos recién nacidos nacen con los ojos y los oídos cerrados, por lo que puede pasar entre una semana y cuatro semanas antes de que puedan oír realmente. Pueden pasar hasta cinco o seis semanas antes de que sus cerebros se desarrollen hasta el punto de que realmente reaccionen a los sonidos que oyen.

Laura, sea cual sea el motivo de la falta de voz de Lea, está claro que es feliz y está sana contigo cuidándola. Tu mejor opción para asegurarte de que está segura es trasladarla al interior. Os deseamos lo mejor a los dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.