Te gusta mucho y estás esperando y deseando en secreto que te diga que siente lo mismo, pero ha pasado un tiempo y no da el paso. ¿Deberías esperar hasta que él se adelante o deberías dar tú el primer paso?

Aquí tienes cinco razones por las que DEBERÍAS dar el primer paso:

1. Conseguirás claridad.

No puedes saber si le gustas a otra persona si no le preguntas. Si sucede que no están interesados en ti, tendrás la claridad al respecto y podrás seguir adelante con tu vida, en lugar de esperar, desear y soñar con el futuro. Dejarás de darle vueltas a la posibilidad de cómo se vería y sentiría si algo pasara entre vosotros y podrás enfocar tu energía a otros aspectos de tu vida. Por otro lado, si están interesados, tu confesión ayudará a que las cosas avancen mucho más rápido.

2. Aumentará tu confianza.

Se necesita valor para dar un paso al frente y revelar nuestros sentimientos a la persona que nos interesa (cuanto más te interese, más difícil puede ser afrontar el rechazo), pero una vez que te atrevas a hacerlo, aumentará tu autoestima y te hará tener más confianza en ti mismo a largo plazo. Enfrentarnos a nuestros miedos nos lleva a crecer!

3. Debes ir tras lo que deseas.

Si tuvieras que solicitar el trabajo de tus sueños no dudarías, incluso con la posibilidad de ser rechazado, ¡pero puede que no sea así cuando se trata de dar el primer paso con alguien que te gusta! Debes tener en cuenta que si no preguntas, la respuesta siempre será un NO. Sea cual sea el resultado, al menos sabrás que lo has intentado y que te has presentado.

4. Puede que ellos también se sientan inseguros.

A menudo tendemos a tener tantas creencias limitantes sobre nosotros mismos y sobre cómo no somos lo suficientemente dignos, bellos, inteligentes… para ser atractivos para esa otra persona a la que admiramos y nos gusta tanto. Pues bien, esa persona puede tener inseguridades y dudas sobre sí misma y temer no ser lo suficientemente buena, exitosa o atractiva para nosotros y por esa razón, puede dudar en expresar sus sentimientos.

5. Si te rechazan, sobrevivirás.

Por mucho que sea difícil lidiar con el rechazo, especialmente si te importa mucho esa persona, la vida seguirá adelante y sobrevivirás. Lo superarás y con el tiempo conocerás a otra persona y te volverás a enamorar. Por no hablar de que si no centras toda tu atención en alguien que no siente lo mismo, puedes cambiar tu enfoque hacia otro aspecto de tu vida y puede que se abran nuevas puertas que no esperabas. Lidiar con el rechazo sólo te hará más fuerte y más sabio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.