Tanto la cruz como el crucifijo son símbolos importantes en la fe católica. Para los no católicos estos dos pueden parecer similares pero existen ciertas diferencias significativas entre ellos y estas diferencias pueden significar mucho para los devotos católicos.

Como resultado, algunos católicos pueden tener dificultades para decidir si adoptan un crucifijo o simplemente se quedan con una cruz simple para usarla en su devoción espiritual diaria.

¿Cuáles son las diferencias entre un crucifijo y una cruz simple?

La cruz es quizás el símbolo más famoso y extendido del cristianismo. Se utiliza en las reuniones y mensajes cristianos. En la época romana, la cruz era un instrumento de tortura y humillación pública. Es el equivalente a la pena de muerte actual, ya que los criminales endurecidos eran condenados a muerte por crucifixión.

Hoy en día, la cruz ha sido adoptada como símbolo del máximo sacrificio. Evoca la muerte de Jesús y, sobre todo, su resurrección.

En la fe católica, el crucifijo es un símbolo muy común que es una cruz con la figura de Jesucristo unida a ella. A menudo tiene la palabra «INRI» escrita en la parte superior. Estas letras son una versión abreviada de una frase que se traduce como «Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos». Estas fueron las palabras que Poncio Pilato, el gobernador romano de Judea, ordenó que se escribieran en la cruz en la que Jesús fue crucificado.

Crucifijo se deriva de la palabra latina cruci fixus que significa «fijado a una cruz». Por lo tanto, se refiere a una imagen de Jesús fijada a una cruz que es distinta de una cruz simple. La imagen de Jesús en la cruz se denomina corpus, que es la palabra latina para cuerpo.

El crucifijo como sacramental

Según el catecismo católico, el crucifijo es un sacramental o un símbolo sagrado que la iglesia instituyó para preparar a los católicos a recibir la gracia de Dios. Un sacramental encuentra su poder en el Misterio Pascual que está en el corazón de la fe católica.

El Misterio Pascual está estrechamente ligado a la historia de la salvación y se centra en la misión de Jesucristo en la tierra que es su pasión, muerte y eventual resurrección. Muchos devotos católicos miran con reverencia el crucifijo mientras rezan para recordar el gran sacrificio de Jesús y evocar sentimientos de amor, confianza, fe y devoción.

Para los católicos, el crucifijo capta el gran sacrificio que Jesús hizo por la humanidad. Es un símbolo de la salvación y del acto final de Cristo para expiar los pecados del mundo. El crucifijo también representa la misión de Jesús de reconciliar nuestra relación con Dios. Es un emblema muy profundo que demuestra el poder definitivo de Dios para vencer el pecado y la muerte.

Con el crucifijo, se nos recuerda la promesa de salvación y de gracia del Señor que podemos recibir volviéndonos a él. No tendríamos el don de la salvación sin la crucifixión de Cristo y no tendríamos el milagro de la resurrección si Jesús no hubiera muerto en la cruz.

El crucifijo frente a la cruz lisa

Según el autor católico Patrick Madrid, los católicos utilizan el crucifijo en lugar de la cruz lisa porque la cruz sólo tiene significado porque Jesucristo murió en ella para salvarnos. El crucifijo es un símbolo importante utilizado en muchas tradiciones católicas. Se utiliza de forma destacada durante la misa, que es una celebración profunda en la fe católica.

También podemos ver el crucifijo utilizado en las procesiones de la misa. A menudo se fija en un báculo y se coloca en el centro del altar. Los crucifijos también aparecen durante la Semana Santa. Además de la iglesia y los lugares públicos, también podemos ver y utilizar el crucifijo en nuestra vida cotidiana. Los ponemos en nuestras casas y los llevamos como collares como símbolo de nuestra fe y devoción.

¿Abrazar el Crucifijo en lugar de una simple cruz? ¿Qué puede hacer un católico? | Tienda de Fe Católica

El Papa Francisco nos recuerda que no debemos simplemente llevar o usar el crucifijo para mostrar nuestra afiliación religiosa. Es mucho más que eso. Debemos mirar más allá del símbolo y recordar el significado que hay detrás, que es el sacrificio final de Jesús en la cruz por nuestra salvación.

Al final del día, no se trata realmente de elegir cuál es mejor. No se trata de si el crucifijo o la cruz son más significativos o poderosos. Estas cosas son sólo representaciones de nuestra fe y recordatorios de lo que es el núcleo de nuestra fe.

No estamos simplemente abrazando el crucifijo o la cruz, estamos abrazando a Dios como el rey de nuestras vidas. Cuando aceptamos la soberanía de Dios, nos arrepentimos y reconocemos nuestra pecaminosidad, pero lo más importante es que abrazamos el hecho de que Jesús murió para que podamos vivir para Él. Estas son las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de llevar y utilizar los símbolos católicos.

¿Cómo utilizas el crucifijo o la cruz en tu camino espiritual? ¿Qué significado tiene en tu vida?

Crucifijo de pared Tomaso, resina, 7 1/2 «H

Crucifijo de pared de resina – 20 3/4″

Crucifijo de pared celta teñido de cereza – 5.75 «H

Crucifijo de madera italiano de pie – 7 pulgadas

Crucifijo de pie con base, pintado a mano, compuesto de mármol – 14.5 «H

Crucifijo de pie en latón – 13 pulgadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.